En qué negocios podemos confiar

El consumidor es la clave en un éxito empresarial
Realmente establecer criterios de confianza a la hora de emprender un negocio es empezar por uno mismo, por un valor como emprendedor, la necesaria auto-confianza, una constancia y perseverancia.
Generalmente vemos los negocios como un sistema de auto-trabajo que sirven para ganar dinero.
Mi impresión general como empresario es diferente.
Los negocios son sistemas generadores de un riesgo para el que hay que estar preparado.
Depende del negocio en el que estemos, el riesgo es mayor o menor, pero siempre revolotea alrededor nuestro.
No importa la antigüedad del mismo, ni la experiencia acumulada, en cualquier negocio adaptarse a los cambios es fundamental, y hoy en día las crisis nos demuestran que los negocios también están a merced de otros, que no somos nosotros mismos y nuestra gestión. 
En los negocios se comienza siempre arriesgando (mucho o poco), pues la inversión que realizamos no está garantizada más que por la búsqueda del desarrollo de un trabajo, nuestro negocio..
Gracias a nuestros esfuerzos conseguiremos minimizar las perdidas iniciales... o aumentarlas.... depende de cómo dirigimos el mismo y la labor que desarrollamos.
Lo que efectivamente está claro es que en un negocio, además, no todo depende de factores exclusivamente internos al mismo:  personales, imaginativos o de formación,... existen otros factores, los externos.
El factor externo es la clave para que el negocio funcione. Es lo principal.
Nuestra misión en cualquier negocio es observar el mundo exterior, dando por supuesto que nuestro mundo interior lo tenemos más o menos controlado (saber cosas básicas internas del propio negocio).
¿Qué son los factores externos?
El factor clave externo para un negocio se llama mercado.
Encontrar un mercado para cualquier negocio o idea generada es lo primordial, básico e imprescindible, sin mercado... no podemos hacer cuentas de ingresos.
Cualquier mercado lo componen las personas, los denominados consumidores.
Un emprendedor debe conocer las necesidades de los consumidores y mediante una idea de negocio, cubrirlas, de esta manera tendría una primera gran garantía para su negocio.
Por lo tanto es interesante obtener información para saber lo que quiere el consumidor, lo que demanda en un momento dado, y es entonces, cuando tendremos un 60% del negocio resuelto, a nosotros nos queda el 40% por cubrir... y esto ya es una cuestión de conocimiento, y de trabajo.
Para obtener información de los consumidores, de sus necesidades, de lo que realmente quieren dentro de un mercado... es tan sencillo como preguntarse uno mismo... porque todos somos consumidores.
¿Qué es lo que queremos?
Tras muchas preguntas y sin hablar de productos concretos, la conclusión final es que, olvidándonos de la salud y del amor que vamos a dar por resuelto...  lo que todo el mundo quiere es ganar dinero, o de maneras para obtenerlo.
¿Por qué entonces preocuparnos por establecer nuevos negocios?
!Ya conocemos lo que todo el mundo quiere!
Parece una perogrullada... pero no lo es.
Los consumidores deseamos ganar dinero, y si conseguimos resolver esta necesidad por el hecho de ser consumidores... entonces el 60% del negocio está hecho, ya tenemos el mercado, pero nos queda el 40% por desarrollar.
Hay diferentes fórmulas que generan ganancias para los consumidores por el hecho de consumir.
Un ejemplo, cuando hay rebajas, cuando te dan premios, cuando te ofrecen 2x1... son los métodos a los que acuden los consumidores para "ahorrar" dinero (ganarlo), pero son sistemas que se plantean desde otros negocios como manera de captar clientes.
Personalmente me inclino por otras fórmulas que se inician desde el consumidor, desde su propio consumo y su gestión del mismo, no tanto por el que otros plantean.
Así el mundo que rodea al consumidor ha ido escalando con el tiempo logros que antes eran impensables.
Por ejemplo, el poder reclamar la garantía de devolución de un artículo, si no nos gusta... excuso decir si este mismo producto es defectuoso, solicitar una hoja de reclamaciones... y muchas otras.
Con el tiempo se ha conseguido que la ley proteja al consumidor, creando diferentes reglamentaciones que están encaminadas a resolver los conflictos que puedan plantearse entre los que ofrecen y los que compran.
Actualmente, todos los consumidores, tenemos un futuro prometedor... al menos alentador.
Internet nos brinda una serie de oportunidades por el mero hecho de ser un consumidor, de hecho, nos invita a conocer sistemas que ofrecen el poder ganar dinero creando un negocio a base de consumir.
Nos queda comprender que el 40% del negocio reside en nosotros y en nuestro conocimiento, y necesitamos generar la necesaria información que nos sirva para poder emprender.
Para ello el consumidor debe de sentirse integrado en un grupo, una organización,  al que sumándose como participante consiga tener ese valor interno necesario para ganar dinero.
Desde nuestro sistema cooperativo en marketing, deseamos dar a conocer los valores que sirven como sistema organizativo para un consumidor cualquiera.
Nuestro objetivo e idea es generar la " Fuerza del Consumidor " creado a partir de un sistema organizado de participación.
La finalidad de todo ello es conseguir dar a conocer fórmulas de reparto, ideas de negocio para ganar dinero, usando algo tan simple como nuestro propio consumo.
El Marketing Cooperativo nace por la idea de que somos todos consumidores, que todos deseamos lo mismo, y pretende hacer entender que hacer valer el valor de nuestra fuerza es el sentido del negocio.
Crear su propia fórmula basada en los denominados "Valores de Compromiso", es la manera de organizar el sistema, generar la fuerza necesaria, y ofrecer las necesarias garantías para conseguir un trabajo retribuido.  Posibilitar a todos  la participación es el sentido de este marketing a través de un nuevo modelo creado para ganar dinero estableciendo nuestro propio mercado, el de ser consumidor.