Marketing es estrategia, también personal.

Buscando una gallina en el gallinero... 
El éxito de cualquier persona en un negocio  es fundamentalmente una cuestión de trabajo, aunque también depende de las ideas en las que se embarca, las que desea desarrollar.
Como vimos en otro artículo, el 60% del logro de un objetivo como emprendedor va a  depender de la respuesta de un mercado, es decir,  de los consumidores.
La idea de trabajar en ayudar a  crear un mercado es una solución a tu propia necesidad y a la vez genera un gran negocio, para el que con algo de capacitación todos estamos preparados. Internet nos ayuda porque está por la labor, lo sabe bien, lo aplica y lo utiliza. Las Redes Sociales han sido un gran paso.
¿Cómo hacemos un mercado?
Practicando marketing o mercadotécnia.
Cada persona realiza la suya propia, la crea, y todos formamos parte de la misma, de ese denominado "gran mercado". 
Somos los consumidores, comprando o incluso publicitando los productos o servicios que otros nos ofrecen los que tenemos en nuestra mano poder garantizar la continuidad de un negocio... es cuestión de elegir con quién queremos estar para después participar en el mismo.
Cada persona lleva a cabo su propio marketing dentro del mercado en el que ser relaciona y junto con el mismo, comparte las cosas que le interesa, por ejemplo:  un lugar al que acudir donde pasar el fin de semana,  proponer a alguien para un trabajo, arreglárse para recibir a otra persona, o leer este blog para ir conociendo cosas que le puedan interesar... casi todo es hacer marketing.
Generar un mercado no solo es crear una zona de mercadeo, el marketing también nos ayuda a aprender la manera de podernos relacionar... para vender nuestra imagen o para ofrecer la imagen de los demás.
Internet nos ayuda a ello, es tan sencillo como compartir con los demás (los amigos) algo que te gusta, o te interesa, algo que nos quieras decir o proponer. Para ello se colocan artilugios que te invitan a compartir y extender tu información... parar hacer tu propio marketing... marketing viral, se denomina a este.
Pero, ¿Quién nos garantiza que lo que vemos, o nos están contando es así?

En general solemos aplicar el dicho ¿Dónde va Vicente?... donde va la gente. 
Solemos buscar los lugares donde hay mucha gente participando, ello nos genera confianza.
!No pueden estar tantos equivocándose! ¡Seguro que se come bien! (Si es un restaurante). 
Buscamos a la gente, a muchas personas, y acudimos donde se encuentran...
Para hacer marketing necesitamos acudir donde se reúnen todos, cuantos más, mejor. 

Cuando algo nos interesa, cuando existe un objetivo, cuando buscamos cosas concretas o cuando tratamos de relacionarnos para un fin ...  la apariencia importa muchísimo,... y eso ocurre en muchas ocasiones... En Internet el hecho de tener una apariencia es, como en la vida, muy importante y si el objetivo que se persigue es de índole económico... hay que andarse con cuidado, el marketing a veces exagera, lo cuál es una escala en el engaño.

Así si deseamos atraer a la gente, conocer algo de marketing nos va a ser muy útil, para eso se creó el denominado "Marketing de atracción", que nos ayuda a entender una estrategia para conseguirlo. 

Pero el ser humano no es economía, se mueve en mercados que no sólo son económicos .
Intentar ser simpáticos a pesar de estar con un cabreo monumental, o disimular nuestras arrugas, canas o el acné de los catorce... nos ayuda a sentirnos mejor viéndonos como nos gusta.
Todos los días nos levantamos y nos preparamos para hacer nuestro propio marketing, que nos sirve en mercados diferentes... laboral, comercial, social, relacional.... tantos como donde nos movamos.
¿Cómo lo hacemos?
Para disfrutar con lo que desarrollamos, es muy importante conocer un marketing inicial, donde sumar conocimiento es importante, así,  aprender a relacionarnos, a ser respetuosos, correctos y a mantener posturas positivas ante la vida es hacer un gran marketing.
Las personas necesitamos impulsos, esos generan fuerza y nos ayudan a seguir.
Pero el mejor sistema, el que personalmente es, aplicando la regla anterior, es ser auténticos, nosotros mismos.
La autenticidad es lo que más nos gusta a todos, nos puede interesar o no, pero es una garantía para saber que lo que tenemos delante es real y no esconde mentiras.
Todo este aprendizaje a la hora de comunicar nos va a servir para después obtener  beneficios del mismo, pues el marketing que decidimos es el que a la larga nos va a ofrecer los beneficios que obtenemos.
Independientemente de ser feo, tímido, exagerado, listo, rico o pobre... todos aplicamos estrategias para lograr objetivos.
El éxito de cualquier  marketing es conseguir colmar los objetivos... los que sean.

La idea de que el marketing lo hacen solo las empresas no es cierta.
El marketing real, el gran marketing, lo hacemos los consumidores... mucho más que las empresas. Generalmente utilizamos el que nos interesa para la ocasión, a este se le denomina marketing de atracción, pero también existe otro... el marketing relacional, el que sirve para relacionarnos.

La empresa desea que el máximo de consumidores se fije en ella, para conseguirlo se pinta, se pone guapa, nos ofrece, nos invita a probar sus productos,.. en definitiva hace lo que nosotros hacemos, y solo con un objetivo... interesarnos por ella y vender.
Nosotros, los consumidores, tenemos otros muchos intereses que no son sólo económicos y aplicamos el marketing sin ser conscientes de ello,  para resolver  las situaciones diarias... 
La empresa intenta solventar parte de nuestras necesidades y estudia las mismas aprendiendo con nosotros... nos quiere conocer y saber que queremos, incluso analiza la manera en que hacemos el marketing, incluso nos copia.
Si la empresa fuéramos los propios consumidores... sería entonces la empresa perfecta.

Desde el Proyecto Tecopio, y a través de un Marketing Cooperativo queremos explicar que la fuerza del consumidor es la que garantiza el éxito de cualquier negocio. Todos somos consumidores.
Es cuestión de fijar compromisos, y de cumplirlos.
Las empresas que desde este proyecto desarrollamos son varias y pretendemos ofrecer las garantías de negocios con nuestra implicación, pero antes, es cuestión de dar a conocer y explicar, saber el porqué nos decantamos por las mismas o por otras que deseen incorporarse al proyecto, nosotros como consumidores... decidimos entre todos si nos interesa.