Trolls o Trols... tocapelotas en red.



De vez en cuanto suelo pedir a amigos internautas que me ayuden en el Blog. Generalmente su disposición suele ser la de compartir, saben mucho de esta palabra. A Raúl le pedí que me comentara sobre una palabra que por conocida no deja de ser también desconocida en ámbitos virtuales.

Troll*

Tras un largo e intenso día en el que la lluvia ha sido la protagonista, llega ese momento tras la cena en el que entramos en la Red para echar un último vistazo.

Pero lo que parece un simple entretenimiento para conversar con los amigos y relajar la mente, esconde un segundo propósito, mantenernos alerta ante alguna sorpresa desagradable.

Entonces ¿de qué estamos hablando? En realidad, de todo aquello que escapa a nuestro control y por supuesto, no estaba previsto.

Cuentas bloqueadas, robos de identidad, virus y así, un largo etc. capaz de desmoralizar a cualquier internauta.

Cuando surgió la idea de escribir este artículo a modo de opinión y por supuesto basado en mi experiencia, una avalancha de sucesos vinieron a mi mente, unos sufridos por “colegas” o “amigos” y otros por un servidor (aquí nadie se libra).

Pero ¿podríamos encontrar un denominador común para la mayoría de estos “sucesos”?

Tristemente sí, los archiconocidos y siempre complicados Trolls.

Pero en este justo momento en el que le ponemos nombre, debo matizar que hay dos tipos, los que saben que lo son y los que actúan como tales de manera inconsciente.

Cuando buscamos una definición sencilla, lo que nos viene a la mente es “una persona que se dedica a hacer el mal, a enrarecer un ambiente, a espantar a los participantes de una conversación, a insultar, molestar, desacreditar y así, un largo etc.

Dejando a un lado a la gente cuyo entretenimiento es ir denunciando cuentas y/o páginas ajenas con todo el daño que ello supone, tenemos a los que entran en un hilo (de conversación) y empiezan a publicar post (comentarios) de manera desproporcionada, bien haciendo lecturas interminables, de difícil comprensión o escribiendo frases partidas en varios post.

Pero insisto, en este último grupo hay personas que no son conscientes de actitud que acaba molestando y perjudicando al resto.

Así que dejaremos atrás a estos “usuarios” para seguir  nuestro viaje por el lado oscuro de la Red y nos vamos al campo profesional, lleno de empresas que se dedican a la competencia desleal, a jugar sucio y practicar toda clase de “Trucos y Trampas”.

¿Hace falta llegar a esto? Vivimos en un mundo en el que los valores escasean.

Pero damos un paso más y nos encontramos a esas personas que más daño nos pueden hacer, simplemente, las que nos conocen personalmente, saben nuestros puntos débiles y los utilizan para infringir todo el daño posible, tales como amigos o ex parejas.

Es triste depositar tu confianza en personas que un día se volverán contra ti, pero así es la vida ¿verdad? Y no importa quien tenga razón o no, lo lamentable es utilizar las Redes Sociales para hacer daño a la gente.

Como ya he dicho, los valores están en extinción.

El tema de los Trolls da para mucho, sobre todo si nos encerramos en el lado más negativo y/o destructivo, pero es también una oportunidad para reaccionar, para aprender, para medir nuestras fuerzas utilizando la cordura y salir de una situación adversa y, sobre todo, para descubrir la solidez de nuestra Reputación.

Reputación, eso que nos puede llevar hasta el Olimpo, o que por el contrario, nos puede sepultar para siempre.

Algo tan de moda en el Social Media y por lo que las empresas pagan grandes fortunas.

Pero por el momento, aquí lo dejamos con la esperanza de que nos dejen tranquilos y nadie se cruce en nuestro camino para fastidiar y perjudicarnos de manera tan gratuita y en muchas ocasiones, anónima.


Raúl Díaz


P.D.

*No tengo claro si en singular es “Trol” o “Troll”

______________________________________________________

Los "tocabolas" existen, personalmente me han considerado así en algunos lugares, lo puedo entender, yo soy muy crítico y me mojo en muchas cosas, pero en definitiva se trata de ser asertivo, positivo y aprender con otros o incluso mostrarles otros criterios... todo lo contrario, como bien dice Raúl, es considerar un Trol, estos destruyen, nunca construyen. Lo peor... tener conciencia de que lo eres.

Gracias sinceras Raúl.
Contigo siempre aprendes.
En facebook... este es Raúl Diaz.