Creando Redes y modelos de red.


Cuando de pequeño me hablaban de redes no podía imaginar otra cosa que una malla de pescar. Hoy ya de adulto y con tanto desarrollo tecnológico e innovación empresarial el concepto sobre ellas se ha centrado en la búsqueda de cómo construir y manejar las mismas.

Encontrar una idea para la perfección es observar la naturaleza pues su adaptación a los entornos durante miles de años nos ofrece garantías de sostenibilidad. Es por esto que ya hace mucho tiempo me fije en las redes neuronales y su funcionamiento, tratando de encontrar en su mecanismo un modelo a seguir.
¿Por qué?
Mi  interés en la economía me ofreció la ocasión de comprender el marketing propuesto por los modelos en red, algo que por entonces lo encontré demasiado avanzado para los tiempos que corrían y enfocado más como una fórmula comercial que como un modelo económico práctico.
Marketing Cooperativo es el resultado de todo aquello.
Con todo había varias preocupaciones, uno era entender el proceso piramidal en el concepto, ya que es algo que está prohibido (excepto en ciertos casos donde la ley lo autoriza), pero que en cambio es muy normal cuando hablamos de estructuras u organizaciones e incluso de relaciones entre personas o sociedades.

Curiosamente en el cerebro estas relaciones piramidales existen ya que parte de sus estructuras y funcionamiento se basan en las mismas, para ello solamente hay que ver las células de Betz o también denominadas células piramidales y su conocimiento ha dado lugar a un diseño en lo que se ha llamado Inteligencia artificial.
Por tanto mi conclusión fue que dentro del ámbito cooperativo la cuestión piramidal no tiene que ser un problema, aunque efectivamente habrá que entender su por qué y explicar un cómo.


Otra de los conceptos que me obsesionaban era el de la capacidad de construir un modelo de relaciones basado en el hecho de compartir.
Cuando llegó internet y conocí los primeros innovadores de la world wide web que basaban un modelo comunicativo precisamente en conceptos neuronales y un funcionamiento donde el hecho de compartir información fuera precisamente una de sus razones de ser, empezó una nueva fase para todo este proceso.
Hoy todo esto se ha convertido gracias a la innovación tecnología suficientemente preparada, poder poner en marcha una comunicación participativa y global que se basa en las redes.
Estos modelos comunicativos tienen como finalidad establecer no solo unas relaciones sociales, también económicas donde el mismo concepto de aprender y compartir da lugar a un sistema económico que pueda generar riqueza por ello.
Compartir es ganar, y establecer cómo hacerlo es entender primero el network marketing, para poder ir avanzando hacia otras ideas entre las que se encuentra Marketing Cooperativo.
Sin redes... no existiríamos.